Por: Erick Galvez Ayala

El coraje es una virtud del humano, es tener toda la energía en un solo objetivo, toda la fuerza de voluntad para superar diversos obstáculos, una de las bandas que soportaron el exilio que se hizo al rock de nuestro pais fue Three souls in my mind. Grupo formado a finales de los setenta por el amor al blues, sus integrantes: Alejandro Lora, Ernesto de León y Charlie Hauptvogel, ademas de Sergio Mancera, Carlos Martinez, Arturo Labastida, Lalo toral, decidieron dedicarse al rock en momentos bajos, tiempos de persecución, donde ser joven o tener el pelo largo era como ser un asesino.

A finales de lo sesenta donde se podía tocaban, los lugares eran muy escasos, las fiestas privadas es en donde podían hacer lo que les gustaba, tocar blues, al principio como todos los hacían con letras en ingles que muchos de los oyentes no entendían, sin embargo con el tiempo decidieron cambiar hacia la autenticidad del español. Alex Lora tenia claro que si iban hacer algo importante viviendo de la música habia que mantenerse a pesar del nulo apoyo y la poca respuesta del publico. Avandaro fue el momento que cambio el rock y por supuesto el TSIMM ya que fueron encargados de cerrar el festival. Ese día la multitud acudió a un lugar para escuchar rock chicano, el movimiento estaba mas que vivo aunque horas después los medio se encargaron de criticar todo lo sucedido en aquel lugar, momento de alta relevancia dentro del Rock Nacional.

«Fue después de Avandaro que el rock se hizo para la raza, ya no teníamos que tocar en lugares como el CUM o la Ibero» Lora, el desplazamiento que se hizo al genero provoco que se crearan las hoyos funky donde subsistieron las bandas de la ciudad. Se tocaba en lugares sin calefacción, generalmente las tocadas se hacían los domingos por la tarde. Muchos años se tuvo que dedicar el TSIMM a preservar el blues de sus raíces, empezaron las letras compuestas por su cantante que hablaban de la marginacion que vivía mucha de la generación. Temas geniales como «Perro negro», «Abuso de Autoridad», «Oye cantinero», «Adicto al rock an roll», son temas que fueron su bandera con la que cambiaron la escena.

Su rock ácido, con psicodelia tuvo su mejor momento en la década de los setenta donde crearon discos memorables, en especial OYE CANTINERO, CHAVO DE ONDA (un clásico del rock mexicano), ES L O MEJOR y  LA DEVALUACION. La banda tenia una reputación ganada, la madurez de la banda los llevo a recorrer todo tipo de lugares que estaban hambrientas de escuchar la realidad que vivía la nación,  el álbum EN VIVO EN EL RECLUSORIO ORIENTE fue un concierto donde ofrecieron  su propuesta a todos los marginados del pais, su calidad no es muy buena en cuanto a sonido aunque es indispensable dentro de sus discos.

Los ochenta llegaron, seguía en pie la banda, su sonido cada vez mas de garage acumulaba mas fanáticos, los constantes viajes fueron dañando la relación de los integrantes por lo que la banda que había mantenido la bandera del rock nacional se separo. Todo lo que construyeron se dividió por dos caminos  el de Alex Lora quien formo EL TRI y el TSIMM que comandaba Charlie Hauptvogel (titan de los tambores) quien gano los derecho del nombre tras de una batalla legal, el mas reconocido sin duda el del vocalista quien ha mantenido su forma de crear temas con ese tono urbano aunque esa banda es otra totalmente distinta al magnifico bandon Three souls in my mind.

Para el rock and roll de nuestro pais este grupo es una pieza medular, son recordados por sus grandes canciones contra el sistema, por ir contracorriente,  el tiempo le ha dado el lugar que merecen, respeto de todos sus compañeros porque se movieron en el sector underground siempre pensando en la gente.

«Soy un perro negro y callejero, sin hogar sin hembra y sin dinero» Perro negro