Por José Luis Ayala Ramírez

Twitter: @ayala1788

 

México ha sido cuna de grandes directores de fotografía del cine, en los últimos años hay que hablar de gente como Rodrigo Prieto, Guillermo Navarro y por supuesto Emmanuel “El Chivo” Lubezki, que han puesto el nombre de México en alto en esta rama y en la cinematografía mundial en general. Probablemente el mayor influyente en los cine fotógrafos nacionales modernos no sea otro mas que el mítico maestros Gabriel Figueroa, una de las grandes figuras de la Época de Oro de nuestro cine, considerado uno de los mayores genios que ha dado esta categoría del séptimo arte.

Es completamente valido comparar ya a estas alturas al Chivo con Figueroa, no sólo por sus reconocimientos, sino por el status que ocupa hoy en día en el mundo del cine, a lo que me ha llevado la siguiente pregunta que seguramente da para un debate bastante profundo ¿quién es el mejor director de fotografía que ha dado nuestro país? ¿Gabriel Figueroa o Emmanuel Lubezki? A continuación intentaremos diseccionar la carrera de estos dos emblemáticos mexicanos.

Hablar de Gabriel Figueroa es hablar de la Era Dorada del cine mexicano, el fotógrafo de la capital hizo mancuerna con directores como Emilio “El Indio” Fernandez, Ismael Rodriguez y por supuesto con Luis Buñuel, para todos ellos se convirtió en su lente ideal para proyectar en imágenes que surgían de la cabeza de estos genios, sin duda su principal aliado. Bajo sus imágenes podemos ver reflejado el México más realista, sus calles, sus campos, sus ciudades, su gente, sus atractivos, probablemente nadie ha retratado mejor a nuestro país que este señor, el cual trabajó en más de 200 películas, y no sólo con cineastas mexicanos sino internacionales, entre ellos John Ford, John Huston o Sergei M. Eisenstein.

La forma en que Figueroa sacaba imágenes bellas de cualquier lugar es realmente para asombrarse, el manejo del blanco y negro pocos fotógrafos lo explotaron tan eficazmente, los juegos de sombras y el uso de la iluminación en exteriores nos dejo postales para la posteridad, como aquel retrato de Xochimilco mientras Dolores del Rio rema su canoa en María Candelaria o esa cueva llena de velas que nos lleva a enfrentarnos con la mismísima muerte frente a frente en Macario, sin duda son planos creados solamente por un maestro.

Probablemente si hay que criticarle algo a Figueroa es que su etapa en película a color no fue tan brillante como su etapa en blanco y negro, es más, podemos sentenciar que era un fotógrafo casi del montón, sus fotogramas en esta etapa no tienen la misma potencia ni se ven con la calidad perfeccionista con la que se caracterizaba, son planos muy sumamente comunes que cualquier director de fotografía es capaz de hacer, durante los últimos 20 años de su carrera Figueroa tuvo que lidiar con el color y nunca pudo ser un grande en este formato.

Dolores-del-Río-en-Maria-Candelaria-Foto-G-Figueroa los-olvidados macario1

Emmanuel Lubezki es un artesano, un creador, un genio, un director de fotografía que en exteriores no existe uno como él, capaz de retratar desde una América que es descubierta, pasando por un pueblo común de los Estados Unidos, la modernidad y crudeza de la Ciudad de México hasta una Londres post apocalíptico incluso llevarnos hasta el mismo purgatorio (cielo) más allá de la muerte. Sus dos principales socios son sin duda Alfonso Cuarón y Terrence Malick, pero también ha trabajado con Tim Burton, los hermanos Coen, Alejandro González Iñarritu, con todos ellos dejando en claro su sello y su capacidad para volver en arte puro la imagen más sencilla.

Sus reconocimientos alrededor del mundo dejan con la boca abierta a cualquiera, más de 100 galardones de premios de la industria y la critica, entre ellos 2 premios Oscar, 3 Bafta y 4 veces ganador del premio del Sindicato de Directores de Fotografía, galardón donde votan solamente cine fotógrafos de todo el mundo para reconocer a sus compañeros del ramo, el Chivo es el que más veces lo ha ganado desde su creación en 1986.

Ya sea retratando a una niña y sus fantasía en La princesita, el pueblo embrujado de La leyenda del jinete sin cabeza, la naturaleza y el contacto del humano con ella en El nuevo mundo, el mundo post apocalíptico de Children of men, la creación del universo en Tree of life, el espacio exterior en Gravity o llevarnos tras bambalinas de un teatro en Birdman, el mexicano es capaz de transportarnos a cualquier lugar y dejarnos ahí, contemplando sus imágenes durante horas, que son simplemente obras de arte. Es con toda seguridad el mejor director de fotografía de los últimos años y sacandole varias cabezas a su competencia.

940full-y-tu-mama-tambien-screenshot children_of_men_stairwell1 tree-of-life-1

Si bien son tiempo, estilos y cines diferentes, al final es más constante la calidad de Lubezki que la de Figueroa, mientras el primero ha mostrado en prácticamente todas sus películas una calidad intachable, el segundo bajaba su nivel cuando no estaba con un director a la altura, y eso es un hecho que le sucede a varios fotógrafos del orbe, ya que siempre dependerán mucho del cineasta que tengan a lado, a final de cuentas se trata de una labor conjunta lo que vemos en pantalla.

México es privilegiado, porque anteriormente tuvimos a Gabriel Figueroa, y actualmente contamos con Emmanuel Lubezki, dos de las más grandes figuras que ha dado nuestro país en toda su historia.

¿Ustedes con quien se quedan?

2 COMENTARIOS

  1. Aunque Lubezki es alucinante, Figueroa marcó muchos años no solo al cine en sí mismo, sino al imaginario colectivo mexicano. Las fotografías y las imágenes-movimiento (por así decirles) de Gabriel son una muestra de la idealización del país, sus paisajes y su gente. Aunque claro, fue idealista en el sentido amplío de la palabra y no reflejó aquello que quizá El Chivo (en sus películas hechas en México) sí ha hecho, que es ilustrar el lado no-ideal del territorio nacional. Creo que ambos son excepcionales pero a su modo y en su contexto. Ojalá y el Chivo haga más cine aquí en su país, en donde necesitamos mejores películas

    1. Muchas gracias por tu comentario Oscar. Efectivamente, nos gustaría mucho que Lubezki volviera a trabajar en territorio mexicano. Te invitamos a seguir comentando nuestras publicaciones.