Revista Alegato presenta:

Hemos llegado al fin de este viaje donde hemos recordado algunas de las mejores películas mexicanas que hemos tenido la oportunidad de ver a lo largo de la historia. Una odisea que nos ha llevado a través de las décadas y nos ha dado la oportunidad de observar la transformación que ha tenido nuestro cine.

Ha llegado la hora de terminar este conteo no sin antes agradecer a todos nuestros lectores los cuales nos han motivado más a realizar este gran Top 100.

Sin más que agregar llegan las mejores 20 películas del cine mexicano en Revista Alegato.

20.- El esqueleto de la señora Morales de Rogelio A. González (1959)

Crimen, suspenso y una comedia muy poco usual son los ingredientes principales de este largometraje escrito por Luis Alcoriza y dirigido con gran maestra por Rogelio A. González. Tiene lo mejor de la comedia negra internacional sazonado con sangre mexicana, es una cinta que lleva al espectador a generar una risa muy nerviosa ante los acontecimientos que ocurren en pantalla. Indescriptible es la sensación que deja.

El esqueleto de la señora Morales

19.- Nazarín de Luis Buñuel (1959)

La dupla española de Buñuel y Paco Rabal nos regalan una de las mejores películas de nuestro cine. Un drama que mezcla temas como religión y pobreza pero vistos desde un tono que además de satirizar invita a la reflexión. Un filme que resumen perfectamente la superficialidad de la caridad cristiana, similar a la de Viridiana, por lo que se les puede considerar películas hermanas. La interpretación de Rabal sencillamente no es de este mundo.

Nazarin

18.- Canoa de Felipe Cazals (1976)

La obra maestra de Cazals es también uno de los mejores retratos del miedo del ser humano y el pavor hacia lo desconocido, el rechazo, la paranoia religiosa en este caso vista a través de esta historia tristemente basada en hechos reales, donde varios jóvenes estudiantes fueron linchados por un pueblo cuyo mayor defecto fue la ignorancia. Un filme que es triste de ver, pero necesario e imprescindible.

Canoa

17.- El laberinto del fauno de Guillermo del Toro (2006)

El director Guillermo del Toro se trasladó a España para contar una visión, una fantasía irrepetible donde realismo y fantasía se unen como pocas veces se ha visto en pantalla. La Guerra Civil española es el contexto histórico donde conocemos a Ofelia, una niña que debe superar tres pruebas de auténtico cuento para poder regresar a su Reino. La producción es un lujo llena de detalles pero lo mejor sin duda es la mente visionaria de Del Toro que nos regala el que es sin duda su legado cinematográfico, un cuento de hadas del siglo XXI.

El laberinto del Fauno

16.- Aventurera de Alberto Gout (1949)

La máxima representante del cine de rumberas. Un filme maravilloso lleno de matices gracias a una historia que es capaz de hacernos querer y odiar a un personaje al mismo tiempo. El alma de esta película es sin duda Ninon Sevilla, la cubana que se convirtió en una estrella en nuestro país gracias a este papel de una mujer que debe convertirse en una bailarina de cabaret para poder salir adelante. Esta historia es actualmente conocida por haber sido llevada al teatro por Carmen Salinas, pero no cabe duda que la verdadera “aventurera” es esta, es Ninón Sevilla y sus pasos irrepetibles.

Aventurera

15.- Rojo amanecer de Jorge Fons (1989)

Si bien el nuevo cine mexicano llega en los 90s, el nacimiento llega un año antes con Rojo amanecer donde se ven las nuevas características de nuestro cine, uno más real, uno más desesperanzador, uno más crítico, uno más reflexivo, uno que se atreve, uno cine políticamente incorrecto. Todo eso es esta cinta de Jorge Fons, la masacre de Tlatelolco, expuesta sin enseñar, retratada de forma minimalista, violenta como pocas, no solo a nivel visual. De las películas obligatorias de nuestro cine, esta es la más obligada de todas.

Rojo amanecer

14.- El hombre de papel de Ismael Rodríguez (1963)

Basada en el libro de Luis Spota El Billete, un filme sobre la codicia, lo inhumano, lo perverso y inmoral que puede resultar el ser humano. Un pepenador mudo encuentra un billete de 10 mil pesos desencadenado todo tipo de situaciones y acciones en las personas que lo rodean. Brillante interpretación de López Tarso y gran trabajo de realización por parte de Rodríguez, increible que el mismo director de películas tan humanas y esperanzadoras como Nosotros los pobres sea el mismo de este durísimo relato.

El Hombre de Papel

13.- Principio y fin de Arturo Ripstein (1993)

Un plano secuencia por cada momento que se desarrolla en la historia, de una planificación avasalladora, una magistral técnica de puesta en escena por parte del maestro Ripstein, probablemente en cuanto a dirección escénica se refiere se trate del mejor trabajo creado en México. Por el resto estamos ante un relato crudo y poderoso, realista sobre la condición humana, la sobrevivencia, el poder, salir adelante aunque sea a costas de la propia familia. Excelente elenco de actores donde destacan sobre todo Bruno Bichir, Julieta Egurrola y Lucía Muñoz.

Principio y fin

12.- Enamorada de Emilio Fernández (1946)

La “película de amor” de nuestro cine. Ambientada en tiempo de la Revolución y protagonizada por un general de tropas zapatistas y una mujer bella, rica e indomable. Una relación que comienza en el odio para terminar en amor, pero se trata de un romance sincero, sensible con una progresión dramática perfectamente ejecutada gracias a su guión. Ya luego lo que hacen Pedro Armendariz y Maria Felix es química pura, magia en pantalla, ellos se echan miradas fulminantes y uno se enamora más.

Enamorada

11.- La ley de Herodes de Luis Estrada (1999)

Es un método deductivo expuesto en pantalla, ir de lo general a lo particular, de lo complejo a lo simple, en lugar de retratar a toda una nación y su política mejor llevas la historia a un pueblo (San Pedro de los Saguaros en este caso) y pones como tu personaje principal a un presidente municipal corrupto y despreciable. La historia de nuestro país, eso es la Ley de Herodes, y lo más grande de este asunto es que uno se ríe, el espectador carcajea por los acontecimientos en pantalla, al final uno no sabe por qué, nos reímos de nuestra propia realidad, de nuestra desgracia.

La Ley de Herodes

10.- Él de Luis Buñuel (1953)

Magistral película sobre los celos, las obsesiones sexuales, lo enfermizo que pueden llegar a ser algunas costumbres, una historia contada de forma muy irónica por el maestro Luis Buñuel. Pero hablemos de Arturo de Córdova y su Fernando Galván de Montemayor, un personaje que es leyenda en el cine universal, magistral es su dibujo y tremendo es su desarrollo, y lo del actor es soberbio, con una mirada tan solo, te genera miedo pero ves humanidad en él al mismo tiempo. Es la mejor interpretación; masculina o femenina, del cine nacional.

El

9.- La sombra del Caudillo de Julio Bracho (1960)

Represión desde tiempos post Revolución. Una crítica al caudillismo basado en un libro donde los personajes eran Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles. En la película los personajes cambian de nombre pero la denuncia está y el mensaje es claro, el gobierno contestó y el largometraje estuvo prohibido por más de 30 años, afectando además de forma drástica la carrera de Julio Bracho. Una película de gran fuerza en su discurso, en su puesta en escena y en el trabajo de sus actores, todo esto hace de La sombra del caudillo un filme inolvidable en todos los aspectos.

La Sombra del Caudillo

8.- María Candelaria de Emilio Fernández (1944)

Nuevamente llega el equipo más sólido del cine mexicano, con la dirección del Indio Fernández, la fotografía de Gabriel Figueroa y las actuaciones de Dolores del Río y Pedro Armendariz la calidad está asegurada, a eso agregarle un guión maravilloso que emociona de principio a fin y un montaje ejemplar. Una cinta prácticamente perfecta. Ver a Maria Candelaria en su canoa, en el lago de Xochimilco, es una de las postales más hermosas que nos ha regalado nuestro cine.

Maria Candelaria

7.- El castillo de la pureza de Arturo Ripstein (1972)

El ser humano expuesto ante su propia naturaleza. Ripstein y José Emilio Pacheco nos regalan un relato morboso pero contundente, un hombre; convencido de que el mundo exterior es dañino para su esposa e hijos, los mantiene encerrados en su casa durante muchos años, cuando la adolescencia se hace presenta llegan las consecuencias. Una película de doble moral y un discurso que sorprende por los años en que se realizó, sin ir más lejos, la cinta griega Kynodontas con un argumento similar tuvo mucho impacto en el Festival de Cannes, ahora imaginense 30 años antes en México.

El Castillo de la Pureza

6.- El compadre Mendoza de Fernando de Fuentes (1934)

“Viva la Revolución, viva el Gobierno, para ambos tengo”, eso dice uno de los personajes, que gran frase para resumir perfectamente la falsa moral e ideales del ser humano, siempre buscando su propia conveniencia y dependiendo de la situación en la que se encuentre para actuar de una u otra forma. De esto trata El compadre Mendoza, el mejor filme sobre la Revolución mexicana y de su director Fernando de Fuentes, una cinta que como los buenos vinos envejece maravillosamente, hoy en día podría verse y adaptar esta misma historia a casi cualquier acontecimiento social o político y el mensaje llegaría con la misma fuerza.

El Compadre Mendoza

5.- Amores perros de Alejandro González Iñárritu (2000)

El amanecer del nuevo milenio, la ciudad de México, tres personajes, tres historias diferentes que se conectan en un mismo punto, un mismo fin, el dolor hasta límites insospechados, físico, emocional, a través de un perro. El tándem Iñárritu/ Arriaga consiguieron en su primer colaboración su mejor trabajo juntos, una película que bebe del cine “rompe estructuras” de Tarantino, pero con alma y sentido propio. Un drama poderoso y que revuelve las entrañas acompañado por un soundtrack fenomenal. Una de las óperas primas más grandes de la historia del cine; no mexicano, sino mundial.

Amores perros

4.- El ángel exterminador de Luis Buñuel (1962)

La condición humana, ¿que pasaría en un mundo sin reglas? ¿qué pasaría si nos despojamos de nuestras leyes más elementales de comportamiento? Somos animales y así nos ve Buñuel en este fenomenal retrato de la sociedad burguesa, donde los invitados de una fiesta por alguna razón no pueden salir de la casa donde es el evento, ¿por qué? no se sabrá, el discurso es más profundo. Surrealismo al más puro estilo Buñuel, escenas memorables marca de la casa y un elenco de grandes actores entre los que se encuentran Silvia Pinal, Enrique Rambal, Jacqueline Andere, Claudio Brook, José Baviera, etc. Una película única, irrepetible y fascinante.

El Angel Exterminador

3.- Los hermanos del Hierro de Ismael Rodríguez (1961)

El historiador Jorge Ayala Blanco la llamó la película más perfecta del cine mexicano. Razones no faltan, grandísimo guión, personajes maravillosos, interpretaciones estupendas y una puesta en escena sofocante y atrapante por parte de Ismael Rodríguez. El mejor western de la historia de nuestro cine, el cual es capaz de compararse con las grandes películas del género, a la altura de filmes de John Ford, Howard Hawks o Anthony Mann. Una historia de venganza ambientada a inicios del siglo XX en el Norte de México, donde la serie de asesinatos a cargo de los hermanos del Hierro está por iniciarse. Lo de la música cosa a parte, es soberbia, y el uso de esta todavía engrandece más a este diamante cinematográfico.

Los Hermanos de Hierro

2.- Macario de Roberto Gavaldón (1960)

Ignacio López Tarso es Macario, un hombre que no desea nada, solo quiere poder comerse un pavo para él solo. Entonces llegan Dios, el Diablo y la Muerte para pedirle que les dé un pedazo de su comida. Un argumento tan sencillo como fascinante es el punto de partida para esta obra maestra que bebe directamente del cine de Ingmar Bergman, extrañamente ambientado a la mexicana, y que abarca muchos temas, entre ellos la muerte y la Santa Inquisición. Una película deslumbrante en su historia como en lo que se muestra en pantalla, ya solo la escena de la cueva (deslumbrante lo que aquí consigue Figueroa) es arte puro en imágenes.

Macario

1.- Los Olvidados de Luis Buñuel (1950)

El telón se abre y la voz en off nos lo advierte, la historia se ambienta en México, pero esto es un relato universal que podría suceder en cualquier lugar del planeta. La exposición de la pobreza, la infancia, la muerte, la sexualidad, la miseria que se muestra se conjunta para crear una película inolvidable. Se mezcla realismo en su estado más puro, hay momentos que recuerdan al neorrealismo italiano, pero también otros evocan al surrealismo tan típico en la filmografía director como en la escena del sueño. ¿Y quienes son los olvidados? Aquellos de los que la sociedad se ha olvidado, más lamentable todavía, son los niños, es Pedro, el Jaibo, Ojitos, Meche. Se trata de uno de los pocos trabajos cinematográficos reconocido como Memoria del Mundo por la UNESCO, eso gracias a su mensaje y denuncia tan universal que aunque se haya filmado hace ya 65 años, sigue tan presente hoy en día. Nada le pudo pasar mejor al cine mexicano que la llegada de Luis Buñuel, y hablar de la historia de nuestro cine sin mencionar a Los Olvidados es absolutamente imposible. Esto es arte en su máxima expresión.

Los Olvidados

Redactado por José Luis Ayala Ramírez

8 COMENTARIOS

  1. excelente conteo he quedado maravillado y me siento retado a ver las que me faltan de la lista. Agregaría la dictadura perfecta por alla de las posiciones 80´s

  2. CON EL DEBIDO RESPETO CONSIDERO QUE FALTO: “EN LA PALMA DE TU MANO” DE ROBERTO GAVALDÓN, no sólo por la trama, y las majestuosas actuaciones de LETICIA PALMA, ARTURO DE CÓRDOVA Y CARMEN MONTEJO, si no por la Dirección, el género que tuvo mucho éxito en esa época (1950} y los premios que tuvo en su momento!