Víctor Daniel López

Una novela conformada por dos historias asombrosas cargadas de magia, coraje, de sueños y rebeldía, correspondientes a dos grandes personalidades que trataron de cambiar, cada uno a su forma, el mundo que estaba a su vez sufriendo del vértigo del siglo XlX. Vargas Llosa plasma con su prosa única, brillante y sutil la biografía de uno de los máximos genios de la pintura, Paul Gauguin, relatando aquellos últimos años de su vida que lo transformaron, tanto por dentro como por fuera (mientras la enfermedad lo consumía lentamente) en aquel lugar que él consideraba su paraíso, el lejano Tahití, al que llegó huyendo de la vida cosmopolita, burguesa y superficial de París, una vida que avanzaba a la velocidad de los ferrocarriles cuya gloria estaba comenzando a emerger y contagiaba a la sociedad de cosas que para él, un artista bohemio, carecían de valor y esencia. Un viaje al paraíso para poder encontrarse a sí mismo, regresar a sus orígenes, y según él, a las raíces incluso de la propia humanidad. Es ahí donde nuestro queridísimo Paul comienza a crear sus primitivismos, pinturas de las cuales saldrán algunas de sus más grandes obras como “Manao Tupapau”, “Retrato del príncipe Atiti”, “Nunca más” o “¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos?”. Paul se ve enfrentado a diversos demonios, más dentro de sí mismo que de los que habitan afuera para poder volver a encontrar la inspiración que algún día le había hecho sentir el París antiguo, Montmartre, sus amigos bohemios, impresionistas y post-impresionistas, aunque a veces terminara discutiendo con ellos, como lo había hecho aquella vez con el Holandés Loco en Arles.

Paralelamente, Vargas Llosa también hace correr la historia del alma rebelde de Flora Tristán, una activista que buscó y luchó siempre por acabar con las desigualdades obreras y de la mujer. El gran escritor peruano narra con sumo detalle cómo siguiendo las ideas socialistas que entonces germinaban la llevaron después a ser altamente reconocida por Karl Marx.

Flora Tristán trató de expandir y contagiar su pensamiento inconforme en las fábricas de París, así como al pueblo peruano. Vargas Llosa narra aquellos días que vivió en medio de la crisis política del Perú de 1833 y la cual desencadenaría la Guerra Civil. Esto junto con su conducta y razonamiento indóciles frente a una cultura machista, llevó a convertirla en una de las grandes fundadoras del feminismo moderno. Vargas Llosa nos expone el gran impacto que tuvieron sus obras en el mundo al que hoy se le conoce como los inicios del “modernismo” viendo al mismo tiempo nacer la época de la Ilustración. Obras como “Peregrinaciones de una paria”, “La emancipación de la mujer” o su texto más representativo: La unión obrera, se convirtieron en un legado que hoy en día se sigue estudiando y extrayendo ideas valiosas que aportan a la lucha de hombres y mujeres por una sociedad más justa.

“El Paraíso en la otra esquina” resulta un libro del que uno se lleva varias lecciones de estos dos personajes reales que influyeron en el mundo actual. Además, el lector se llevará una sorpresa al ver cómo ambas vidas, aunque en años diferentes, de alguna manera estuvieron siempre conectadas.  Al final, llegar al paraíso con que cada uno sueña resulta ser una lucha personal que requiere de paciencia, trabajo y pasión. Mucha pasión… por lo que se hace.

3 COMENTARIOS