Por Erick Gálvez Ayala

Dicen que cuando empiezas en el rock and roll te imaginas tomar una guitarra con furia, chocar unos tragos con algún otro músico, conocer mujeres y pasarla bien. Para algunos este tipo de vida es lo más cercano al averno, la cercanía a una muerte insensata, el camino que deberías de evitar si lo que buscas es vivir muchos años.  En el año de 1982 salió el segundo disco de una banda de heavy metal española, un grupo que se tuteaba con bandas tan importantes como Iron Maiden, Marillion o Twisted Sister, su nombre era BARÓN ROJO, el álbum “Volumen Brutal”, en este trabajo incluían una pieza indispensable dentro del rock español, un himno imperecedero al rock, un hit que deslumbra desde su primer acorde.

“Los Rockeros van al Infierno” es una canción que alumbra los senderos de todas las personas vivientes fanáticas del género. Todo comienza con una guitarra que parece emular una motocicleta a velocidad media, narra los dichos oídos cuando un tipo elige una opción poco común, el momento donde escoges vivir para el rock, “Se oye comentar a la gente del lugar, los rockeros no son buenos…..”, “Si no te portas bien, te echaras pronto a perder y caerás en el infierno”.

La rebeldía mostrada en la letra de esta pieza revitaliza, cuando la oyes te pone a pensar que quizá no todo este perdido, seguramente siempre habrá un ser capaz de contratacar la rutina, lo establecido, lo mundano, lo detestable. Una melodía que nos hace sentir jóvenes de nuevo, los años pasan, pero la conciencia permanece intacta, la razón se pierde en el primer semáforo, el rock no se destruye solamente se transforma. “Si he de elegir entre ellos y el rock, elegiré mi perdición, sé que al final tendré razón y ellos no”.

Si eres amante del rock en nuestro idioma esta debe de ser una de las piezas clave, nada de esas porquerías de Rock en tu idioma, aquí hay fuerza, actitud, animo, presencia, BARÓN ROJO tal vez no fue una banda maravillosa, sin embargo, hizo esta joya que es digna de alabar.

 

“Qué risa me da esa falsa humanidad

de los que se dicen buenos.

No perdonarán mi pecado original

de ser joven y rockero.

Si he de escoger entre ellos y el Rock

elegiré mi perdición.

Sé que al final tendré razón.

Y ellos no.

Mi rollo es el Rock.”

Los rockeros van al infierno – Barón Rojo.