Por: Daniel Hernández García.

Detrás de Venus se encuentra la libertad,
una línea marcada por tu mirada
lleva a un camino de azucenas y tulipanes.
Corriendo en tus senos, encuentro la esfera
que marca mis latidos en el roce perpetuo.

Un lunar en el ojo, de lo majestuoso,
plasma el universo de mi universo.

Detrás de Venus, puedes levantar
la manos y tocar cometas,
acariciar el infinito.

Venus.

Venus.

Venus.

Tócame con tu alma, bautízame en ti,

destrúyeme para reconstruirme

y ser perfecto.

Déjame volar entre tus mantarrayas.

Detrás de Venus, se encuentra el amor.

Venus.

Venus.

Venus.