Por: Daniel Hernández García.

Hoy paseare mi cuerpo

por lugares comunes,

por recuerdos falsos

y sensaciones efímeras.

Dejare que mi tacto

sea engañado

por el bombardeo platico

de manipuladoras esferas.

Dejare que se engargolen

mentiras en mi cabeza

y bajo mi piel

germine el engaño.

Quiero sentir empatía

por los simios

y los imbéciles

que no sirven de nada.

Hoy rezare a tu lado

para reconfortar tu fé

aunque en realidad

nadie nos escuche.

Poder creer

que la vida tiene un propósito

ajeno a nuestro egocentrismo

y nuestro miedo a la muerte.

Espero que mis globos oculares

capten cada detalle de mi existencia

y no sentir que la vida es una mierda.

Hoy dejare de lado mi miseria.