Por José Luis Ayala Ramírez

Twitter:  @ayala1788 

 

Otro año cinematográfico que se nos va, el cual nos ha plagado de demasiadas secuelas, remakes, spin off, pero también nos ha entregado pequeñas joyas que nos hacen recordar el verdadero valor cinematográfico de este hermoso arte, por lo que a continuación daremos nuestro Top Ten de las mejores películas del 2017, historias que seguramente trascenderán con el tiempo y se mantendrán en el recuerdo de los espectadores.

¿Las han visto todas? ¿Cuáles quitarían? ¿Cuáles agregarían?

10.- Call me by your name de Luca Gudagnino

Si hay algo realmente que destacar en la película de temática homosexual de este año es el dibujo de su protagonista Elio, un personaje hermoso, real, complejo, el cual va descubriendo poco a poco su identidad sexual que definirá su personalidad por el resto de su vida. El filme adquiere un importante valor con el monólogo del personaje de Michael Stuhlbarg, un discurso no sólo necesario, sino obligatorio.

9.- A Ghost Story de David Lowery

Un singular cuento de fantasmas, casi cine  contemplativo pero donde el director logra sacar el mejor provecho a la imagen para agrandar ese retrato de perdida y resignación, para luego brindar una bella reflexión sobre la muerte, la extensión de la vida, el valor que le damos a las cosas mientras estamos de paso en este mundo. La fotografía y la “fantasmal” banda sonora enriquecen a esta peculiar historia.

8.- Coco de Lee Unkrich

Pixar recuerda que puede crear maravillosas historias rodeadas por un emotivo mensaje, y aunque quizá Coco no esté dentro del Top  5 del estudio, tiene un sinfín de pequeños detalles que hacen de este el mejor retrato que se haya hecho sobre la festividad más mexicana que existe, el Día de Muertos. Con algunos estereotipos, pero utilizados con mucho respeto y picardía, contiene además sin duda la secuencia que más lagrimas ha sacado este 2017.

7.- Wonder Wheel de Woody Allen

La mejor película del neurótico neoyorkino desde Blue Jasmine, el maestro Allen vuelve a dar una clase de como contar una historia, de cómo filmar con mucha elegancia y clase con el apoyo de la maravillosa fotografía de Vittorio Storaro, de cómo aprovechar a sus personajes y sacar el mejor talento de sus actores. Un filme totalmente “alleniano”, hermoso, trágico, cómico y real por partes iguales.

6.- Loveless de Andrey Zvyagintsev

El cineasta ruso compone un trágico relato sobre los efectos del divorcio y el abandono, sacando provecho de los exquisitos planos, de esos silencios alargados para lograr transmitir sus ideas y cautivar con su propuesta. Cada secuencia tiene un propósito en la definición de sus fríos personajes, para remarcar sus desdichas, lamentaciones y tragedias. Excelente en todo sentido.

5.- Loving Vicent de Dorota Kobiela

Hermosa doble carta de amor para Vincent Van Gogh, tanto por el lado visual que se inspira en el estilo y arte del pintor como en su lado narrativo que homenajea tanto al artista como al ser humano, todo visto desde la perspectiva de la gente que lo conoció en los últimos días antes de su repentina y extraña muerte. Humana, poética, sincera, nostálgica, es claramente el producto animado del año.

4.- Mother! de Darren Aronofsky

Aronofsky claramente se ve influenciado en el cine de Luis Buñuel para componer su película más polémica y divisora, donde cuenta a través de varias metáforas la relación Dios- NaturalezaHombre, recorriendo los pasajes bíblicos más trascendentes mientras el caos y la esquizofrenia se van apoderando minuto a minuto de la pantalla. Jennifer Lawrence esta inmensa, entregando la mejor interpretación de su carrera. Salvaje, provocativa, inhumana, mordaz, pero también incomoda y excesiva, una película que no, no es para todo el mundo.

3.- Tres anuncios por un crimen de Martin McDonagh

El respetado director de “In Bruges” está muy cerca de entrar a las grandes ligas de la cinematografía y su último trabajo es realmente poderoso. Un filme que posee toda la marca del cine de los hermanos Coen, no sólo por la presencia de Frances McDormand (que por cierto esta soberbia), sino por ese retrato de la América fría, árida, desconocida y violenta, por el uso de ese peculiar humor negro, por el dibujo de esos personajes multidimensionales que nos hacen cuestionar la compleja diferencia entre el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto. Dirección, guion y casting de auténtico primer nivel.

2.- El sacrificio del ciervo sagrado de Yorgos Lanthimos

El director griego vuelve a deshumanizar al hombre, a crear un diabólico relato donde los personajes se mueven como meros peones a la voluntad de un narrador que es capaz de hipnotizarnos desde la primera imagen y no soltarnos hasta dejarnos noqueados con un clímax portentoso. Lanthimos es el claro heredero de la escuela de Haneke y Von Trier, es un manipulador nato y con esta versión personal de “Funny Games” saca su lado más espeluznante y siniestro. Se trata de una verdadera invitación del diablo a ser manipulados, agredidos y ofendidos, el resultado es demasiado perturbador.

1.- Dunkirk de Christopher Nolan

Clásico bélico instantáneo. Nolan vuelva imprimir su sello personal y maquinaría de relojería milimétrica para calcar el ritmo perfecto de la agonía, la desesperación, el pasar de los segundos sabiendo que te quedan pocos minutos de vida, verdadera supervivencia apoyado por el calculador montaje y la tiempista banda sonora. Lo que se crea aquí a nivel realización es auténtica locura, una de las más grandes direcciones de la historia del cine, tanto a nivel visual como narrativo, haciendo gala del cine más puro aplicando técnicas artesanales, lo que se ve en pantalla es lo que se ve en el behind scenes, no existe pantalla verde, es todo planificación y una orquestación de todos los elementos cinematográficos visuales como pocas veces se ha visto. Dentro de las grandes películas de la historia del género bélico.