Reseña de “Insomnio(s)” de Camila Esguerra

 

Por Víctor Daniel López  < VDL >

Twitter @vicdanlop  

 

 

Nunca se sabe cuál es la hora exacta en la que empieza el amor”, así comienza el prólogo de Miguel Cane sobre el libro de poesía de la cantante y escritora colombiana Camila Esguerra, en el que reúne una serie de poemas cortos escritos a lo largo de las horas de una sola noche, que a veces se hace larga, insoportable, que a veces trae insomnio y recuerdos y dolor y suspiros.

Desde las ocho cuarenta y siete de la noche hasta las siete de la mañana del día siguiente, la escritora le saca toda la sangre y sudor a la pluma que resulta cómplice de su desamor, aquel que ha convertido al tiempo en cenizas, las habitaciones vacías, las manos frías, noches más solas que el alma rota. Se echa de menos al ser amado como se echa de menos al sol en invierno o al frío en verano, como siempre resulta todo una contradicción, desear lo que no se tiene, lo perdido, lo que ha dejado de ser nuestro ahora. Camila Esguerra escribe para hacer avanzar la noche más rápido, que el insoportable letargo termine, que la desgarradora pena transcurra y no se le vuelva a sentir hasta en la próxima noche, porque en la oscuridad, las sombras dejan de ser sólo sombras, pues se han vuelto del color inerte de la realidad. En una jornada de noche insomne, la poeta muere de amor, renace y vuelve a morir, tantas veces como amar y olvidar es posible; recordando, trayendo cada olor y piel y aliento a los instantes que se le presentan, para convertirlos en versos. El caos de la belleza, y porque “a veces no existe poesía para hablar de lo que duele”; lo plural se vuelve singular y entonces quedamos como empezamos, solos, a veces sin dirección, y en medio del frío de la noche oscura y tan silenciosa, que su ruido no deja dormir. “La memoria es un campo minado” y hay que tener cuidado por dónde se pisa, por dónde cruzamos, ¿a dónde es que vamos? Esguerra escribe sobre lo que la rompe, sobre lo que la arma, lo que la hiere, lo que la salva. El amor, la pasión, los celos, el odio, la rabia, el cansancio, el perdón. Todo en una noche, toda una vida en unas horas.

Insomnio(s)” resulta una carta de (des)amor acompañada de preciosas ilustraciones de otra artista colombiana, Geraldine Ramírez. En una noche, el tiempo pasa entre versos y poemas visuales, rompiéndose todos los sentimientos para ver los pedazos solitarios del amor, porque “quien fue todos tus sueños, acaba siendo cada uno de tus insomnios”.

Bajo el sello editorial Montena, distribuido por Penguin Random House.

@camilaesguerra

@geraldineramirezart

 

2 COMENTARIOS