Viviendo en la oscuridad “BAUHAUS”

 

Por Erick Gálvez Ayala 

 

 

No siempre los críticos tienen la razón. En ciertas ocasiones, incluso ellos, pierden de vista las posibilidades que ofrece innovar. También en ese núcleo se mueven aquellos individuos deseosos de dictar modas o tendencias que seguir. En Inglaterra, hace más de cuatro décadas los supuestos informados, los eruditos de la música cuestionaban el sonido de una banda emergente, rechazaban categóricamente el estilo, les parecía demasiada pose, “mucho ruido y pocas nueces”, el grupo cuestionado era Bauhaus.

Corría 1978, tres músicos dotados reclutaban un cantante con voz poderosa, dueño de un timbre fabuloso, formaban Bauhaus, un grupo influenciado principalmente por el punk y el glam rock. Los mencionados eran Daniel Ash, en la guitarra, David J en el bajo, Kevin Haskins como baterista y el intérprete, Peter Murphy. Una de las historias más cortas dentro del rock, solamente cinco años activos en su primera etapa, más tiempo separados que juntos, una buena cantidad de canciones memorables, una reputación extraordinaria para el público que acudía a verlos en vivo y no tan buena para los dichosos expertos en la música.

Bauhaus debutó en 1979 con la pieza kilométrica “Bela Lugosi Is Death“, serie de sonidos fúnebres guiados por un sonido con las baquetas de Haskins, un bajeo tenso y distorsiones con guitarra aisladas, más una historia relatada con la voz de un cantante carismático pero para nada convencional. Nueve minutos de una pieza llena de oscuridad hipnotizante, esta fue la primera impresión que dejó la agrupación, aunque sólo era el principio, había mucho más por mostrar.

Si bien la imagen era importante para la banda, lo verdaderamente relevante era mostrar un modo distinto de percibir el rock, lejos estaban las letras de Marc Bolan o de Iggy Pop, cerca estaba The Velvet Underground, aquí había un contexto más barroco, romanticismo oscuro, imágenes ancestrales, mucha sustancia lírica. Sus presentaciones eran bien recibidas, un espectáculo encabezado por la imagen extravagante de Murphy y Ash, principalmente. Los rumores de lo bien que lo hacían no dejaban de oírse.

In The Flat Field fue el debut en pleno 1980, un disco que se recibió de manera apenas aceptable, un álbum que en síntesis es el origen de la música gótica, punk en su contexto pero con un sonido más lento, más desgarrador. “Double Dare”, “In The Flat Field”, “A God In Alcove”, “Spy In The Cab” y “Stygmata Martir” son clásicos indispensables. Un trabajo redondo, una obra contundente.

The Mask, el segundo álbum de larga duración de la banda fue una cambio si no radical, si evidente, el sonido seguía siendo violento a la vez que oscuro pero en las canciones incorporaban instrumentos diferentes. Las piezas clave de este LP son: “The Passion Of Lovers”, “Kick In The Eye” y “In Fear Of Fear”.

 

Venían de realizar el cover de “Ziggy Stardust” además de versionar a The Velvet Underground. Muchos conflictos internos debido al peso alcanzado en el interior de la banda de Peter Murphy, casi no podían conversar sobre música. Daniel Ash se alejaba cada vez más del cantante, mientras los hermanos Haskins se mantenían expectantes pero más cargados del lado del guitarrista.

The Sky´S Gone Out fue la siguiente producción de los ingleses, quizá el álbum más irrelevante de todos, algunos destellos pero simplemente eso, la magia desaparecía debido a distintas visiones artísticas, “Third Uncle” o “In The Night” son las piezas que se salvan.

Los problemas siguen entre la banda y bajo este entorno aparece a la venta un año después en 1983, Burning From The Inside, el último álbum de Bauhaus del milenio pasado. Si bien podríamos decir que no contiene la mayor cantidad de temas famosos, si es un gran disco, encabezado por “She´s In Parties“, la ausencia en la grabación de Murphy fue la gota que derramo el vaso, con la salida de este trabajo se daba por finalizada la primera etapa del grupo.

La vida llevó por diferentes pero igual de exitosos caminos a cada uno de los integrantes, Ash, J y Haskins formaron Love And Rockets, mientras que Peter Murphy comenzó una carrera consistente como solista, hubo varios reencuentros en el camino hasta que en 2006 editaron el fantástico Go Away White, el último respiro del ente Bauhaus, sólido, notable, poderoso, con tintes alegres de rock, de poesía, infravalorado a pesar de que tuvo buena respuesta mediática. Grandes canciones que dieron la despedida a la banda como: “Adrenaline”, “Undone”, “Saved” y “Mirror Remains”.

Bauhaus fue una banda determinante en la historia de la música, toda persona digna de llamarse melómana debe de pasar por su arte, su legado está en todo el mundo. Es la banda más importante del movimiento “Gótico”, quizá está catalogada de esa manera erróneamente, ellos son más grandes que un movimiento, más complejos que su música, son simplemente los tipos que dieron luz dentro de la oscuridad, quienes mostraron el mundo de las tinieblas con letras dramáticas. Fueron parte de nada pero crearon un todo, al menos en su género.

 

“Vine para abandonarte, coloqué todo el desprecio y el odio, te canto a ti en mis canciones dementes, para ti y tus estímulos, vine para abandonarte, toma lo que puedas de mí”.